ATENCIÓN AL EDEMA CEREBRAL

13885729702932

michael-schumacher_1452850cMichael-Schumacher-ferrari

DEPORTES

ATENCIÓN AL EDEMA CEREBRAL

CARLOS RUIZ OCAÑA

FUENTE:

http://www.elmundo.es

El cerebro es como una manzana dentro de un cubo de agua. Un traumatismo de alta energía como el que sufrió Michael Schumacher probablemente haya producido una contusión del cerebro contra el cráneo (la manzana contra el cubo). Este golpe ha provocado que en el cerebro se produzcan una o varias hemorragias y una zona dañada que es la que ha recibido la contusión. En estos casos, lo indicado es extirpar la zona afectada y las hemorragias.

Las hemorragias múltiples no se pueden extirpar todas de una vez. Lo aconsejado es retirar la de mayor tamaño y la zona del cerebro dañada. La extirpación se realiza a través de una craneotomía (se retira la tapa del cráneo) y con un aspirador quirúrgico se absorbe la hemorragia y las zonas afectadas de alrededor. Aunque no se le extirpen todas las hemorragias del cerebro, el paciente puede sobrevivir y éstas, si son pequeñas, pueden ser reabsorbidas con el tiempo. Además de las hemorragias y la contusión, esta clase de impactos causan lo que se denomina edema cerebral (swelling) que produce una inflamación del cerebro en la zona golpeada y los alrededores. La inflamación causa un aumento de tamaño del cerebro que es importante tratar a través de hiperosmóticos que deshidraten el cerebro para reducir su volumen. A la vez es necesario oxigenar el cerebro, tratar al paciente con cortisona y mantenerle dormido. En algunas ocasiones, es necesario retirar hueso del cráneo para que el cerebro pueda expandirse. Pasados unos meses el hueso retirado se vuelve a colocar.

Michael Schumacher ha recibido el golpe en el lado derecho del cráneo y es probable que ésta sea el área más afectada. Este lado del cerebro es el que rige la fuerza y sensibilidad del brazo y de la pierna izquierda. Si el golpe se hubiera recibido en el lado izquierdo estarían comprometidas otras capacidades, como el lenguaje y la movilidad y sensibilidad del lado derecho del cuerpo. En la actualidad el deportista se encuentra en coma inducido y no se conocerán las secuelas que pueda sufrir hasta que despierte.

El seguimiento de esta clase de enfermos es continuo. Se le deben realizar escáneres cada 24 o 48 horas y una resonancia magnética cada 10 o 15 días para observar con detalle la evolución de la lesión. No se recomienda el traslado de centro hospitalario, ya que puede ser atendido perfectamente por un hospital que disponga de Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) y un equipo de Neurocirugía.

La recuperación depende del tipo de secuelas que haya producido el accidente. La pérdida de movilidad o de sensibilidad puede ser recuperada gracias a una terapia de rehabilitación que aproveche la plasticidad del cerebro para reorganizar sus conexiones.

Dr. Carlos Ruiz Ocaña, jefe del Servicio de Neurocirugía de Hospital Universitario Quirón de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s