Mira lo que hace tu cerebro con los ojos de la gente

68

E_demi-lovato d71c86fb2a0f718aafacdb01cb0a6953 fc94abc2ca8e243c640e1d8e93ddca1d 28874_pensar22 47e60f7a408c8e508ca5b38c8316967b 787e54a101aae45702a1814967e6c474 8cd8f297f643c1d8fdaaa6f9d106b827 9a55109547f39166d4451e4aedd7e033 78c8c0a57fd1b015cf4a2e5a17773d7f 1d7d2f098dc363f7707f6982dec69173 - copia d3f194f0bdf0831f1ff4fa2098a3d974 55717e94fc93e6d872766276668b2908 a636fb106017a97ffbea62d61c472f00 uploads-articles-thumb-article10_resize_460_auto 043 68 1625517_10152172244402867_186159750_n c972d6b18c5f71cf6828154799a1639aaa145ca8

Si en algo destacamos los seres humanos es en que somos unos estupendos detectores de caras. Reconocemos una cara en la distancia, en condiciones de escasa visibilidad y somos capaces de identificar la dirección en que apuntan los ojos e incluso intuir las intenciones. Pero no solo eso. En 1980, al profesor de Psicología Peter Thompson se le ocurrió hacer una serie de pruebas con la percepción de caras y descubrió un curiosísimo efecto.

Cojamos una cara y démosle la vuelta. A continuación, mediante edición gráfica, vamos a darle la vuelta a los ojos y la boca y a ponerla en la dirección correcta. Lo que sucede es que nuestro cerebro no nota la diferencia ni que hay algo erróneo en la imagen, hasta que volvemos a dar la vuelta a la imagen. Veamos:

El conocido como “Efecto Thatcher”

Esta ilusión visual se conoce como efecto Thatcher porque el ejemplo más conocido se hacía con un retrato de la primera ministra británica. Como ves, las dos imágenes de la izquierda son la misma, solo que la versión de arriba es la invertida. Y lo mismo las de la derecha. Pues bien, en la versión de la parte derecha superior apenas nos choca la orientación de los ojos en comparación con la de abajo, y sin embargo son la misma foto. Como el concepto es difícil de pillar a la primera, veámoslo en este magnífico vídeo:

¿Por qué se produce este efecto? Los científicos creen que se debe a los módulos neuronales que se dedican a interpretar caras, especialmente ajustados para interpretar caras del derecho y no del revés. Se sospecha esto porque las personas que tienen un daño cerebral y dejan de reconocer las caras- lo que se conoce como prosopagnosia – no experimentan el efecto Thatcher. Como tienen dañadas las zonas del cerebro que analizan las estructuras faciales, el efecto no se produce en ellos. También se ha demostrado en muchos experimentos que el efecto tiene lugar igualmente en monos Rhesus y chimpancés, lo que sugiere que esta capacidad pudo surgir en un ancestro común hace más de 30 millones de años.

Fuente de:  http://es.noticias.yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s